Carta para una amiga

Carta para una amiga – cuentos cortos

En Cuenca a 17 de Abril de 1825.

Estimada y muy admirada Sra. Mariana de Sepúlveda y Carrión, le escribo la presente epístola en presencia de mi sobrina, para agradecerle el maravilloso regalo que tuvo a bien enviar por el aniversario de nuestro muy ilustre Padre. Sabemos que ha tenido ciertas visicitudes y pedimos al señor la recupere en un breve periodo de tiempo de ese mal desconocido y traído de su último viaje a colonias. Por tal motivo le informo que el 13 de Septiembre, mi sobrina la Srta. Juana Castelar, se personará junto a su criada, dama de buenos oficios y muy nobles sentimientos, en la hacienda de Ríos de los llanos para poder ofrecerle la ayuda que pudiese necesitar en cualquier menester. Mi sobrina. persona locuaz, ilustrada, de belleza interior contrastada , hará que sus veladas sean un poco más placenteras y que discurran con fluidez y sosiego dentro del infortunio acontecido. La dama de compañía Antonia Salvatierra le resultará de muy buena ayuda por sus dotes culinarias, haciendo platos elaborados exigentes y para muy altos paladares, especialmente sus gachas de avena parecen nubes dulces que se hayan bañado en el néctar del olimpo y que hayan sido creadas por los mismísimos dioses. La maña que Antonia tiene en sus manos para el arreglo textil de cualquier prenda de vestir o de la propia hacienda se basa en el cuidadoso esmero con que acomete su desempeño aprendido en el Convento de Majorada, dirigido por la orden de las Clarisas de Jesús en Cuba. Por cierto, nos vienen llegando noticias a través de mi hermano Pablo, de los disturbios que están sucediendo en esa colonia, estando la situación muy difícil y al parecer no podrá sostenerse durante mucho tiempo, la escasez de recursos y la indolencia de las autoridades hacen de esta un caldo de cultivo para fomento de la insurrección, espero que el señor se apiade de nuestras gentes allí destinadas, y tenga misericordia para con sus vidas y puedan regresar sanos y salvos al seno de sus familias ,deseosas de abrasarles y disfrutar de la compañía que da un ser querido cuando está cerca.
Si tiene a bien y no recibo misiva expresando cualquier contrariedad al respecto, daré como bien aceptada dicha propuesta. Deseando volver a verla en persona y no pudiendo desplazarme en esta ocasión por estar imposibilitada debido a una caída que tuve el día 22 de Marzo, que me postró a una cama con numerosas y dolorosas contusiones. Por recomendación de nuestro medico el Licenciado Sr, D, Mateo Carranza, no podré moverme durante algún tiempo , espero que la próxima vez pueda ser yo misma quien le ofrezca ayuda y así rememorar los años que pasamos en la hacienda que su Sra. madre tenía en el Paraíso, años que no podré olvidar y que edificó en mí este sentimiento de cariño por su persona y por su muy noble familia.

Se despide una humilde sierva del Señor
Crisanta Mendieta de Alvarado.

Si te ha gustado Carta para una amiga imagina que tu eres Mariana de Sepúlveda como destinataria de esta carta y responde a Crisanta por medio de un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s