El camino de Santiago

El camino de Santiago-cuentos cortos

Parece mentira que esté aquí. Después de mucho caminar, uno se cansa de luchar y miro hacia el suelo observando la tierra que tengo bajo mis pies.- ¿para que habré llegado?- me pregunto,.- ¿si en lugar de esa habitación impersonal, anquilosada en el tiempo que tenía antes de emprender el viaje, me hubiese ido a las Canarias a descansar, no tendría esta sensación de vacío en la que ahora me encuentro?.-. Miro a lo lejos y veo sus altas torres con esos campanarios puntiagudos, en aguja ,elevándose al cielo gris, nuboso, con aire húmedo, en una mañana donde revolotean unas aves que no acierto a distinguir, ¡y ahora pienso tí!.- Me debería haber traído aquellas gafas que me regalaste con las que veía tan bien -. Se quedarían en la mesilla de noche cuando estuve leyendo aquel libro de Robert Graves.-¿ como se llamaba?-.ah sí, Las islas de la imprudencia. Tengo sed y no llené la cantimplora de agua en el último albergue y ahora me está pasando factura, estoy cansado, pero debo llegar antes de que se haga de noche; debo llegar, ya que no queda nada por hacer y habré concluido mi viaje. Deberías haber venido, te hubiera gustado aunque siempre fuiste muy comodona. ¡Ojala hubieras venido!.

Si te ha gustado El camino de Santiago imagina otra reflexión sobre este peregrino a su llegada a Santiago y déjala en forma de comentario,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s